Razones por las que el Pádel aún no es Olimpico

BLOG-PADEL-OLIMPICO

Todos nos hemos preguntado alguna vez por qué el pádel, siendo un deporte en constante evolución y desarrollo, aún no forma parte de los Juegos Olímpicos.

Hoy en el blog de nuestra tienda, analizamos las razones por las cuales el pádel aún no es olímpico y que circunstancias tienen que suceder para que lo sea en algún momento.

Es llamativo que en los últimos Juegos Olímpicos de Tokio, hayan aparecido disciplinas, seguramente menos conocidas al menos para el público español, como el surf, el skateboarding, el baloncesto 3×3, la escalada deportiva y el karate, y no encontremos aún el pádel.

Desde luego, llama la atención, que un circuito como el World Padel Tour, que hace no muchos años se desarrollaba el 90% en territorio español, sumando alguna prueba en Sudamérica, este 2022 tenga pruebas en Miami, Bruselas, Estocolmo, Cerdeña, Copenhague etc…

Por no hablar del nuevo circuito regido por la federación internacional de pádel, que ya ha disputado una prueba en Doha (Qatar), y que tiene previsto ya varias en Argentina y Francia.

Todo ello demuestra que el pádel es un deporte en expansión y por qué no vamos a contemplar la posibilidad de que sea deporte olímpico más pronto que tarde, no obstante, diversos estudios han contemplado que de aquí a 4-5 años vista, en países como España o Argentina, habrá más practicantes y federados de pádel que de tenis, siendo este un deporte tan histórico y con tanto recorrido.

La carta olímpica es el documento que explica los requisitos que necesita cada deporte para poder formar parte de los juegos.

Para analizar los requisitos que necesitaría el pádel para ser deporte olímpico, centrándonos en las indicaciones de la carta, nos damos cuenta que realmente cumple con la gran mayoría, salvo uno muy importante, analizando los requisitos que sí cumple:

  • Cuenta con una Federación Internacional, aprobada por el Comité Olímpico, que regula los torneos y en definitiva se encarga del deporte a nivel internacional.
  • Debe ser un deporte regulado en materias antidopaje, un tema cada vez de mayor importancia a nivel olímpico, y castigar consecuentemente a quien incumpla las normas.
  • No debe incluir propulsión motora, lo cual en el caso del pádel está bastante claro que no ocurre.

 

Estos requisitos se cumplen de sobra, el que pasamos a analizar ahora sí que es más difícil, no porque sea un deporte que no se practique en muchos países, sino porque la juventud del pádel, no le ha llevado a ser practicado en la gran cantidad de países que exige el Comité Olímpico.

Para la inclusión del pádel en el deporte olímpico masculino, debe practicarse en un mínimo de 75 países y 4 continentes, mientras que los requisitos para el femenino son algo menores, 40 países y 3 continentes.

Otro de los temas a tener en cuenta es que el Comité Olímpico exige que aunque se cumplan los requisitos, que se cumplirán más pronto que tarde, un deporte debe ser olímpico al menos 7 años antes de que participe en sus primeras olimpiadas.

Por tanto podemos decir que la participación del pádel en los juegos no es más que una cuestión de tiempo, pues el innegable crecimiento del deporte unido a la gran aclamación popular que genera lo hacen realmente atractivo.

Los puntos fuertes para que el pádel se convierte en olímpico más pronto que tarde son claros:

  • Expansión vertiginosa de los últimos años: Como ya hemos comentado, el aumento de jugadores tanto ocasionales como de competición los últimos tiempos, en muchísimos países es desmesurado, la Federación Internacional de Pádel (FIP), cifra que el pádel está presente en más de 90 países, que cuenta con 51 federaciones nacionales, más de 18 millones de jugadores activos y 300.000 fichas federativas alrededor del mundo, números sin duda a tener en cuenta.
  • Cuenta con gran cantidad de embajadores: Sin duda es el deporte de moda y grandes personalidades tanto del deporte como fuera lo practican y promocionan.
  • Los dos países en los que se practica más, España y Argentina, son dos países importantes dentro de su continente, son las dos potencias principales.

 

Analizando todos estos datos, nos queda una pregunta por contestar, y es cuándo podrá ser olímpico el pádel, ya que ha quedado claro que es cuestión de tiempo.

No obstante, es una respuesta incierta, nadie la sabe responder con exactitud, viene de hace años, desde que el italiano Luigi Carraro se pusiera al frente de la FIP, y viera como proyecto futuro el pádel olímpico. Lo cierto es que esta carrera es más una carrera de fondo que una carrera rápida.

Contando sobre todo con la necesidad de aprobación de los 7 años, podemos decir que la cita de París 2024 aún es prematura, y que la primera de las opciones factibles podría ser la de Los Ángeles 2028, aunque aún sería algo precipitado.

Las propuestas más realistas empezarían en Brisbane 2032, objetivo al que si llegaría el pádel, y más conforme está creciendo.

 

Related posts

Leave a Comment